Viajar con niños

Viajar con niños no siempre es fácil, pero puede ser una experiencia maravillosa.

Así que hagámoslo menos complicado y más divertido. Estos consejos te ayudarán y te darán estrategias en todo para tener un viaje en avión más silencioso y esto es especialmente útil si tus hijos nunca han volado antes. Veamos…

Seguridad: Dígales a los pequeños qué esperar del viaje, especialmente en seguridad, explícales que aunque el oso de peluche debe ir en la cinta transportadora, saldrá por el otro lado.

Para conocer más sobre como planear tu viaje entra a Viaja Compara 

Recuerda, los líquidos en recipientes de más de 100ml no están permitidos a través de seguridad, Información de: Viaja Compara y La Vanguardia 

con la excepción de cosas tales como la fórmula infantil.

En algunos aeropuertos y/o países, los niños de 12 años y menores generalmente pueden mantener sus zapatos en los controles de seguridad.

Tarifas: algunas aerolíneas ofrecen un abordaje temprano por una tarifa razonable, otros ofrecen tarifas decentes para Wi-Fi.

La mayoría de las aerolíneas te dejan subir una maleta de mano de forma gratuita, que es una buena forma de reducir los costos, además de que no tendrás que preocuparte por la pérdida de equipaje.

Un ejemplo son los vuelos Vivaaerobus que te permiten subir un equipaje de hasta 10k por persona.

Embalaje: Muchos pequeños disfrutan de la responsabilidad de elegir la ropa para empacar y tener sus propias mochilas, pero solo sus padres saben si su hijo es lo suficientemente responsable de esto.

Manténlo ligero: se pueden agregar cargos de sobrepeso a las valijas y los bolsos de mano, así que no los llenes en exceso, el límite de peso típico para una valija documentada es de hasta 10k.

La mayoría de las aerolíneas permiten artículos pesados para niños, como asientos de automóviles y carriolas, de forma gratuita.

Cosas divertidas: trae un bolso grande lleno de dispositivos electrónicos precargados con libros, películas, programas de televisión; además de cables de carga, juegos, crayones, papel, animales de peluche, lo que sea necesario para mantener a tus hijos ocupados.

No olvides los bocadillos, incluidas las galletas y los dulces, que pueden ayudar a asegurar un buen comportamiento.

Durante el vuelo

Cosas que hacer para evitar lo inevitable: la famosa y temida frase: “¿Ya llegamos?”. Aquí podemos recurrir al entretenimiento, por lo que saca los dispositivos y tal vez puedas tomar una siesta.

Comida: ¿mencionamos galletas y dulces? Úsalos según sea necesario, pero no te olvide de traer sándwiches y otras comidas favoritas de tu hogar porque, aunque algunas aerolíneas ofrecen comidas gratuitas en vuelos nacionales largos, la mayoría no lo hacen.

Gritos de bebés: si viajas con un bebé, pide consejo a tu pediatra para evitar posibles dolores de oído durante los cambios de presión en la cabina (siempre hemos visto que los chupetes funcionan bien).

Por supuesto, algunos bebés gritan sin importar lo que hagas, así que considera repartir tapones para los oídos a los compañeros de asiento y/o decir las palabras mágicas, “¿Puedo invitarte a tomar algo?”

Después del vuelo

Díles a los niños que tardan unos minutos en llegar a la puerta después del aterrizaje y que deberán permanecer sentados.

Una vez que el avión aterrice, verifica si hay objetos perdidos.

Mira alrededor del avión antes de salir, porque si descubres la pérdida después de haber abandonado el avión, es probable que no se lo vuelvas a ver.

Si no puedes encontrar el artículo que falta, hay tres lugares para los objetos perdidos para verificar: la aerolínea, el aeropuerto y la TSA.

Consejo final: cuando viajes con niños, no te preocupes por las cosas pequeñas. Las cosas suceden y la mayoría no son un gran problema. Disfruta la aventura.

Vídeos: YouTube