Los oxidantes y las complicaciones de la diabetes

Es posible que hayas escuchado acerca de la importancia de incorporar antioxidantes en tu dieta.

Los antioxidantes son moléculas que se producen en el cuerpo o se ingieren en forma de diferentes vitaminas y minerales y ayudan a limpiar los líos que dejan los procesos celulares del metabolismo.

Estas sobras se llaman especies reactivas de oxígeno (o ROS) y la evidencia muestra que pueden desempeñar un papel en las complicaciones diabéticas.

Hay un nivel normal de oxidantes que se necesitan, así que no es nuestra culpa que puedan contribuir a las complicaciones, simplemente necesitan ser regulados normalmente.

Las ROS se forman durante los procesos de generación de energía en nuestras células.

Para crear energía, las células eliminan los electrones de los nutrientes que comemos y los transfieren al oxígeno.

Cuando esto ocurre sin problemas, los bajos niveles relativos de ROS producidos no causan problemas.

Sin embargo, a veces este proceso deja a las ROS con demasiadas elecciones sin par. A los electrones les gusta emparejarse con las cosas y esto puede conducir a que los electrones desapareados de las ROS se adhieran a moléculas que no deberían.

Es aquí donde los antioxidantes pueden entrar y acoplar sus electrones a los que no están apareados en el ROS, evitando que interfieran con las funciones celulares normales.

Tus células normalmente producen sus propias formas de antioxidantes que son capaces de manejar la cantidad normal de ROS producida.

Pero el estrés ambiental que incluye la exposición a demasiada luz ultravioleta, el humo del cigarrillo y la hiperglucemia, puede hacer que el cuerpo produzca más ROS que los antioxidantes.

Cuando las ROS se vuelven locas, cambian la estructura de las proteínas, los azúcares y los lípidos, por lo que no funcionan correctamente, las membranas se estancarán, las proteínas no funcionan bien y los procesos celulares normales se descomponen.

En personas con diabetes, esto puede conducir a un aumento de las complicaciones diabéticas, desde complicaciones en el pie diabético hasta aquellas como llevar a la persona a una diálisis, entre otras.

Definitivamente nuestro cuerpo es maravilloso y para contrarestar a las ROS se ha encontrado en un estudio que tenemos una proteína en el cuerpo que tiene una función de duelo como antioxidante y perro guardián contra el mal funcionamiento de las células.

Sin embargo, cuando hay demasiadas ROS en el cuerpo, estas proteínas se ven desbordadas por sus tareas antioxidantes y descuidan sus otras obligaciones de protección, lo que lleva a una interrupción de la función celular normal y, finalmente, complicaciones diabéticas.

Dicha proteína se conoce como IRE-1 y su trabajo habitual es controlar las proteínas que se pliegan dentro del retículo endoplásmico de la célula.

Su misión principal es la de alertar a las células si las proteínas están mal formadas, dando a las células la oportunidad de corregir sus errores antes de que las malas proteínas circulen en el cuerpo.

Pero resulta que ese no es el único trabajo de una IRE-1 quien realmente tiene dos caras: por un lado, detecta proteínas mal plegadas dentro del retículo endoplasmático y activa un mecanismo correctivo llamado respuesta proteica desplegada (UPR).

Y por el otro lado, cuando una IRE-1 recibe una señal de las moléculas de ROS fuera del retículo endoplasmático, apaga la respuesta UPR y activa una respuesta antioxidante.

Cuando los niveles de ROS son normales y saludables, este es un giro positivo de los eventos y todo fluye de forma normal ya que la IRE-1 mantiene al cuerpo libre de oxidantes y al mismo tiempo se encuentra controlando la producción de proteínas en las células.

Los problemas surgen cuando hay demasiados oxidantes.

Esto nos puede sugerir que es buena idea el consumir una cierta cantidad de antioxidantes a través de alimentos o suplementos ya que pensamos que esto ayudaría a aumentar la respuesta antioxidante natural del cuerpo y podría reducir los efectos de las complicaciones diabéticas.

Sin embargo cuando no se hace adecuadamente, en lugar de ayudar estorbamos al interrumpir las interacciones ROS/IRE-1 positivas.

En conclusión, necesitamos mantener un orden natural en nuestro cuerpo en cuanto al nivel de oxidantes y antioxidantes y toda ayuda extra debe venir de una indicación médica, especialmente si tienes diabetes.