Estrategias de marketing experienciales emotivas para marcas de snacks

Debido a que los hábitos alimenticios están cada vez más fragmentados y la estructura tradicional de las comidas está cambiando, ¿cómo pueden las marcas de bocadillos utilizar el marketing para atraer a sus clientes?

De hecho me ha pasado que ando en la calle con prisa y con hambre y cuando veo en esos titulares, ya sea en las columnas publicitarias o en la parada de autobuses esas crujientes papas fritas o cacahuates salados… realmente me invitan a pasar a la primera tienda por una bolsa en lo que llego a comer a casa.

Esta es la magia de una buena publicidad y más si logran su objetivo de que efectivamente vaya a la tienda y compre la bolsa, cosa que puedo perfectamente evitar precisamente porque sé que no es lo mejor para mi salud y eso es lo que la nueva generación piensa también.

En particular esta industria puede recurrir a lo que se conoce como marketing experiencial lo que le ayudará a mantenerse al día con la formación de nuevas tipologías y comportamientos de consumidores, mientras comunican efectivamente los beneficios principales de la marca y producto.

La razón es sencilla… cada vez estamos más bombardeados de publicidad por lo que las nuevas generaciones cada vez están más entumecidas al marketing tradicional.

La generación informal rápida de la generación del milenio está dictando el futuro de la industria alimentaria gracias a su hambre de opciones y experiencias de comidas convenientes, saludables y asequibles.

Debido a los estilos de vida urbanos más ocupados, no es una novedad que los patrones de alimentación de las personas cambien de la estructura tradicional de tres comidas al día a un hábito de comidas durante todo el día de varias comidas más pequeñas.

Mientras que los alimentos de conveniencia alguna vez solían asociarse con alimentos procesados para una vida útil prolongada, hoy esto está lejos de ser el caso y con el conocimiento culinario del consumidor promedio en aumento.

Los Millennials están exigiendo transparencia y anhelan comidas de origen ético, llenas de sabor.

Como resultado, cada vez más personas se dan cuenta de los beneficios de los ingredientes naturales y las marcas que cubren la brecha entre la nutrición y la indulgencia son los grandes ganadores.

Además, los Millennials forman una generación dinámica de exploradores foodie globales con un deseo de descubrimiento orgánico y genuino, pero con una actitud un tanto polarizada, en busca de experiencias de alto compromiso y soluciones simples para encajar con sus vidas de alto ritmo.

Entonces, ¿cómo las marcas de alimentos se mantienen al día con estos hábitos y demandas cambiantes cuando se comunican con una generación para la que el marketing masivo tradicional está muerto?

Los Millenials están experimentando las marcas como lo desean, cuando lo desean, lo que significa que las marcas deben estar donde están los consumidores.

Investigaciones han demostrado que los consumidores que han tenido la oportunidad de experimentar o probar un producto están un 96% más inclinado a realizar una compra, pero estas oportunidades deben estructurarse cuidadosamente para orientar a los consumidores con la mentalidad correcta.

Los consumidores están cansados de las marcas que compiten constantemente por su atención; en cambio, buscan conexiones más profundas y no les importa esforzarse para buscar este tipo de experiencias.

Al crear estrategias de marketing experienciales que permiten a los consumidores, en su propio tiempo, interactuar con marcas y productos de una manera auténtica y honesta, se crean poderosos recuerdos e historias que, como resultado, se comparten con amigos y familiares, ayudando a las marcas a establecer conexiones duraderas con sus consumidores.

Si quieres saber más entra a IMU 

Fuentes: YouTube, IMU, Expansión