El Otro lado de la Moneda

Hace unos días compre unos vuelos baratos para ir a la ciudad de Querétaro con el motivo de ir a la boda de mi hermano quien se caso con una mujer quien es ahora su mujer. El matrimonio de mi hermano ha sido todo una polémica debido a que se aceleraron un poco en hacer las cosas poniéndose en una posición delicada en muchos momentos antes de la boda y haciendo a medio mundo dudar sobre la legitimidad de su decisión para contraer matrimonio en su situación. Cuando digo en su situación me refiero a que por el momento mi hermano no tiene trabajo.

Esto como todas las personas sabemos es una falla capital que se debe de evitar a todo costo ya que el trabajo de un hombre en el matrimonio es algo básico para el bienestar de la pareja ya que cuando hace falta el dinero en una relación bien dicen que el amor se va por la ventana, algo que aunque no nos guste creer es mas que cierto en un mundo como en el que vivimos donde es cada vez mas difícil sobresalir y sobrevivir especialmente en los países del  tercer mundo donde inclusive la mayoría de los trabajos no aseguran nada.

Durante todo este tiempo he sido de los primeros de hablar con mi hermano constantemente quien ha cometido muchos errores a lo largo de este camino que ha sido tan espinoso para todos los que conocemos incluyendo para ellos quienes se encuentran atrapados dentro de una duda constante. Sin embargo, durante este tiempo, debido a mi preocupación, me había olvidado también de la otra parte de la moneda, esta parte siendo la cruzada de mi hermano para hacer las cosas funcionar y el perseguir el consolidar por medios sagrados a la niña de sus sueños.

Esta parte había sido una secreta para todos nosotros, quienes por su bien, nos enfocábamos en lo que veíamos, es decir en sus errores del día a día. Sin embargo, olvide un principio básico de la vida, este siendo que en toda historia y en toda situación hay dos historias y la verdad jamás se puede encontrar solo viendo una parte de la misma ya que esto es el equivalente de ver la superficie del mar y sus olas y asumir que no existe nada de bajo de ella.

Ese lado secreto que no había visto por mis propios medios, se descubrió ante mis ojos este fin de semana cuando fuimos a Querétaro a su boda. Esta boda fue una cruzada para todos y sobretodo para ellos mismos quienes arreglaron y organizaron todo sin ayuda de nadie. Al momento de llegar al salón de la boda en una hacienda queretana y al ver la combinación entre la belleza del lugar y las decoraciones escogidas a mano cada una por mi hermano y su esposa sentí un orgullo indescriptible y debo decir que fue sin duda alguna uno de los momentos mas felices y conmovedores de mi vida.