Tips de cosas que debes y no debes hacer para decorar un primer apartamento

La siguiente serie de tips sobre lo que debes y no debes hacer a la hora de decorar tu primer departamento proviene de mi propia experiencia.

Aún recuerdo la emoción y lo intimidante que fue la sensación al equipar el primer departamento que era todo mío. Y de acuerdo a esta experiencia y lo acumulado en el proceso, quiero compartir contigo mis mejores consejos para decorar tu primer lugar propio sin esa carga emocional.

Qué HACER

a) Pide ayuda

Los muebles son caros, especialmente con un salario inicial. La buena noticia es que no tienes que comprar todo tu mismo.

No tengas miedo de preguntar a mamá y papá, o tías y tíos, o abuela y abuelo, o amigos mayores que se mueven y podrían estar contentos de conseguirte algunas cosas y más si tienen muebles de sobra.

De hecho podrías terminar con algunas piezas interesantes con historias vinculadas y mejor aún, de forma gratuita.

b) Piensa en lo que realmente necesitas, en contraposición a lo que sientes que deberías tener

No compres cosas como una mesa de comedor para 8 personas o un gran televisor, sólo porque sientes que debes tenerlos.

Cuando estás pensando en qué conseguir para tu hogar, piensa en cómo quieres vivir y el tipo de mobiliario que necesitas para apoyar eso.

Tal vez no necesitas una mesa de comedor, en cambio una configuración de espacio de trabajo extra grande en el comedor te resultaría mejor.

Tal vez no tienes mucha compañía y un sofá cama cómodo sería un mejor ajuste para tu pequeña sala de estar que todo un juego de sala.

Es tu lugar, de nadie más y las cosas que coloques deben mostrar eso.

c) Compra sólo las piezas más esenciales y espera del resto

Algunas cosas que necesitas enseguida como un sofá cama y un colchón, probablemente algunos platos y toallas, pero no te sientas presionado como si tuvieras que decorar tu apartamento entero de una vez.

Parte de la diversión está en la búsqueda y esperar un poco en la compra de piezas menos esenciales te dará la oportunidad de tropezar con algo realmente grande y también darte tiempo de que tu cuenta bancaria se recupere.

Un tip en este punto puede ser buscar cosas por Internet, por ejemplo si buscas “sofá cama precios” podrás encontrar buenas alternativas a precios muy accesibles.

Qué NO HACER

a) Comprar cosas que son súper específicas de un lugar

La mayoría de la gente se mueve mucho a sus años de juventud y probablemente el lugar donde vivas ahora no será tu hogar para siempre.

Así que trata de evitar la compra de cosas que sólo funcionan en un lugar en particular o puede que tengas que comprar un nuevo conjunto de muebles para cada departamento.

b) Convertirse en un obsesionado de las tendencias.

El hecho de que todo el mundo en Internet tiene un cartel Keep Calm and Carry On o una alfombra Beni Ourain no significa que tú también lo debas tener. Pregúntate primero si te gusta por seguir las tendencias o porque realmente te atrae.

c) Comparar tu nuevo espacio con el de cualquier otra persona.

Es fácil, cuando estás gastando mucho tiempo buscando blogs de diseño de ideas, para comparar tu nuevo espacio con otros, más grandes, más espaciosos. Pero ten en cuenta que muchas de esas personas están en un lugar diferente y tienen diversidad de variantes como: lugares más amplios, mayor presupuesto, más experiencia.

Tu hogar es un reflejo tuyo y está evolucionando continuamente como tú, enorgullécete de eso y da tiempo al proceso para que suceda.