Financiación de arriendo y la compra a plazos son las opciones de financiación de los activos

Estas opciones varían entre sí en muchos aspectos a saber como la propiedad del activo, depreciación, pagos de alquiler, duración, impacto fiscal, reparaciones y mantenimiento del activo y el alcance del financiamiento.

Iniciar cualquier negocio implica una gran cantidad de planificación financiera para la adquisición de activos fijos como la tierra, la planta, una flotilla de autos, maquinaria, etc.

La mayoría de los empresarios tienen miedo de los proyectos intensivos en capital debido a los enormes compromisos financieros.

Cuando se trata de un gran capital en el negocio, un empresario desea distribuir su costo de adquisición de activos fijos durante un período más largo.

Un período más largo reduciría el compromiso por año del costo de un activo.

La intención es hacer coincidir el compromiso con los ingresos generados por año para que los pagos sean fácilmente manejables sin ningún desequilibrio en el flujo de efectivo.

La compra después de un alquiler y el alquiler mismo es una solución exacta para ese tipo de acuerdo financiero donde el compromiso de efectivo se extiende durante la vida del activo y, en la parte superior, el financiamiento de arrendamiento ni siquiera requiere ninguna salida de capital inicial.

Por lo tanto, bajo arrendamiento, el empresario puede usar su capital para otros requisitos de capital de trabajo.

En palabras simples, el arrendamiento o leasing es un contrato financiero entre el cliente comercial (usuario) y el proveedor del equipo (normalmente el propietario) por usar un activo/equipo en particular durante un período de tiempo contra los pagos periódicos llamados “Alquiler de arrendamiento”.

El arrendamiento generalmente involucra a dos partes, es decir, el arrendador (propietario) y el arrendatario (usuario).

Según este acuerdo, el arrendador transfiere el derecho de uso al arrendatario a cambio del alquiler acordado.

Ejemplos de este tipo de opciones financieras las podemos ver al adquirir una flotilla de autos en donde el “leasing auto” entra perfecto para contar con el o los vehículos sin tener que desembolsar un fuerte capital.

Otro buen ejemplo lo podemos ver en el área computacional.

El simple hecho de comprar una computadora ya exige al propietario el desembolso de capital, si a esto se le suma que no es una sino varias con el detalle de que en poco tiempo quedan obsoletas, hace pensar al dueño en optar por un arrendamiento o leasing de equipo.

De igual manera, podemos ver este mismo ejemplo en maquinaria muy especializada e incluso, en la ubicación de un terreno u oficina.

Continuando entonces con esta opción, vemos que un contrato de arrendamiento puede ser lo suficientemente flexible como para cumplir con los requisitos financieros de ambas partes.

Un arrendamiento también actúa como una alternativa para el financiamiento de activos comerciales.

Hay muchas opciones por lo que vale la pena eligir un especialista en el ramo.

Él puede optar por financiación de capital, financiación de deuda, préstamo a plazo, compra de alquiler o muchos otros. En Unifin nos encontramos a tus órdenes para orientarte y hacer una buena elección de acuerdo a tus requerimientos.

Todos los medios de financiación difieren entre sí debido a sus diferentes características, por lo que una ayuda profesional es importante, y será él quien te pondrá sobre la mesa las ventajas y desventajas del arrendamiento para que tengas todo el panorama completo a la hora de tomar decisiones.

Visita Unifin para poder conocer más sobre este tema.